La boda en Joan Sardà de Cristina y Jordi

Boda -
Los novios entran a la cena al lado de la piscina en la boda en Joan Sardà

Volvíamos de boda a Celler Joan Sardá de la mano de Cristina y Jordi, una pareja a la que conocimos haciendo la boda de unos amigos suyos el año anterior. Como ya los conocíamos, estábamos seguros que la boda sería una gran fiesta y no nos equivocamos. El día empezó con los novios vistiéndose en la misma bodega. Cristina se preparó en la sala superior del edificio principal (una preciosidad de espacio con suelos hidráulicos y grandes ventanales con vistas al inmenso jardín) mientras que Jordi lo hacía en la gran habitación de la planta baja. Celebrar la boda en Joan Sardà te permite, entre otras cosas, poder vestirte en el mismo lugar donde harás la ceremonia sin peligro de que te veas con tu pareja. La magnitud de los espacios, la distancia entre ellos y lo preciosos que son, lo hace taaaaan precioso !!! Los invitados empezaban a llegar y los nervios iban en aumento. En este momento tenían tantas ganas de verse y poder iniciar la ceremonia rodeados de los suyos ...

El vestido de novia colgado en Joan Sardà mientras su mejor amiga la abraza.
Últimos retoques al vestido por la madre de la novia en Joan Sardà.
El novio se prepara en la sala en la primera planta en Joan Sardà.
El novio se viste en Joan Sardà.
Detalle de los puños del traje del novio en Joan Sardà.
La novia se pone su vestido de Rosa Clarà en Joan Sardà.
La madre de la novia emocionada llora en la boda en Joan Sardà.
Fantástico vestido de novia de Rosa Clara en Joan Sardà.
La novia mira a su madre desde el balcón en Joan Sardà.
La entrada de la novia en la ceremonia en Joan Sardà.
El novio emocionado mira la entrada de la novia en Joan Sardà.
La novia entra en la ceremonia de boda en Joan Sardà.
Los novios se encuentran y se abrazan en la boda en Joan Sardà.
La pareja rie durante la ceremonia en Joan Sardà.
Novios e invitados en la ceremonia de boda en Joan Sardà.
Lectura durante la cerimonia de boda.
Momentos de emoción durante la ceremonia de boda en Joan Sardà.
El primer beso de casados en Joan Sardà.
Boda de jugador de hockey en Joan Sardà.
Los novios en las viñas en la boda en Joan Sardà.
Entre las viñas de Joan Sardà los novios se abrazan.
Frente a la puerta de Joan Sardà el día de la boda.
Mirada de la novia frente a la fachada de Joan Sardà el dia de la boda.
Aperitivo en los jardines de Joan Sardà servidos por Cal Blay el día de la boda.
El nuvi manteado por sus amigos del hockey el día de la boda en Joan Sardà.
Entrada al banquete el día de la boda en Joan Sardà.
Una boda que fué una fiesta en Joan Sardà.
Los novios en la cena de la boda en Joan Sardà.
La novia y sus amigas en la boda en Joan Sardà.
Un beso de cine sobre la silla en la boda en Joan Sardà.
Pastel de boda servido por Cal Blay al lado de la piscina de Joan Sardà.
Los novios estrenan el baile de boda en Joan Sardà.
Fiesta en la boda en Joan Sardà organizado por Cal Blay.
Fotografía diferente en la boda en Joan Sardà de Cristina y Jordi.

LA CERIMONIA DE BODA EN JOAN SARDÀ

El equipo de Cal Blay había preparado con mimo la ceremonia. Al llegar los invitados empezaban a ver el espacio. Los bancos de madera decorados con flores, un rincón donde hacer una limonada mientras esperaban la llegada de los novios así como un precioso cartel que les daba la bienvenida.

Al poco tiempo, el novio entró. Los muchos amigos de Jordi, los del grupo y los del hockey, estaban contentos de ver al novio y le acompañaron para que no estuviera nervioso. El clima que se creó en este momento fue fantástico.

Finalmente, la novia hizo su entrada del brazo de su hermano. Bajando las escaleras  y viendo como Jordi, el novio, se emocionaba al verla hasta el punto de no poder contenerse. Que queréis que os diga, el momento en que la novia entra en la ceremonia es uno de nuestros momentos preferidos. Es alegría, emoción, nervios. Es como una Fiesta Mayor de las emociones. Sonia Benages fue la oficiante y consiguió, menuda crack, que los invitados lo pasaran genial.

Al final, todos los miembros del equipo de hockey hicieron un arco con los sticks y los novios pasaron por debajo mientras les tiraban pétalos y arroz. Un final precioso para una ceremonia de boda diferente.

BANQUETE AL AIRE LIBRE AL LADO DE LAS VIÑAS

Una de las cosas que hizo decidir a los novios en el momento de elegir el Celler Joan Sardá para celebrar su boda fue que podían hacer la cena al aire libre bajo el espectacular porche al lado de las viñas y frente a la piscina. Las luces del techo, así como las luces de colores repartidas por toda la sala, hacían que las decoraciones de las mesas dejaran con la boca abierta a todos los invitados. Cuando los novios hicieron su entrada, la fiesta se desenfrenó. Fué una boda perfecta, llena de detalles. Una de esas fiestas que, los que tuvimos la suerte de estar, nunca olvidaremos.

Compartir 
Ver anterior Ver siguiente